viernes, 25 de marzo de 2011

EVALUACIÓN DEL CONOCIMIENTO ACTITUDINAL

EVALUACIÓN DEL CONOCIMIENTO ACTITUDINAL
POR: Norma Angélica Hernández Gómez

Hoy en día se habla mucho de la pérdida de VALORES, los adultos, nos quejamos que los jóvenes, carecen de ellos, sin darnos cuenta que ellos son el producto de lo que nosotros hacemos y hemos hecho como sociedad durante años, y que ellos solo MODELAN lo que ven y viven en sus diferentes entornos.
Se vive una gran confusión acerca de los diferentes conceptos que se relacionan con los valores: moral, ética, bien, bondad, deber ser, etc, que deforman la finalidad pedagógica de los valores en un ejercicio actitudinal que impacte en la cultura y la educación de la persona y se refleje en lo familiar, social, laboral, político, económico, religioso, etc.

Es difícil referirse a VALORES, NORMAS y ACTITUDES, ya que por tratarse de constructos hipotéticos, solo pueden evaluarse por las propiedades que se les asigna. Sin olvidar que una actitud involucra tres tipos diferentes de componentes: cognitivo (conocimientos y creencias), el afectivo (sentimientos y preferencias) y el conductual (declaración de intenciones o acciones manifiestas).
Aprender un valor significa que se es capaz de regular el propio comportamiento de acuerdo con el principio normativo que dicho valor estipula; aprender una norma significa ser capaz de comportarse de acuerdo con la misma y aprender una actitud significa que se debe mostrar una tendencia consistente y persistente a comportarse de una determinada manera ante diferentes tipos de situaciones, objetos o personas.
Los contenidos actitudinales son tendencias o disposiciones adquiridas y relativamente duraderas a aceptar o rechazar un objeto, persona, suceso o situación y a actuar con consonancia con dicha evaluación, por ejemplo: Valorar el interés y el gusto por la lectura de determinadas obras.

Diversas formas que se utilizan para evaluar actitudes.
Es importante reconocer que las formas utilizadas hasta hoy para evaluar estos contenidos afectivos ha estado fuertemente limitadas por la creencia que todas ellas se presentan en un mismo momento y de una misma forma a todos los componentes de un grupo, esta falacia ha permitido que se utilicen procedimientos de tipo encuesta (entrevistas colectivas, cuestionarios masivos,etc.) que suponen reacciones iguales de todos los sujetos frente a un determinado estímulo.
Las consabidas escalas de Lickert, de Thurstone, el diferencial semántico de Oswood permitieron estructurar las mayorías de los instrumentos de observación de comportamientos actitudinales que aún se siguen utilizando y cuya información no siempre finaliza en una interpretación aceptada o reconocida por el sujeto evaluado.
Una nueva línea de procedimientos evaluativos en que se expresen verbalmente o por escrito las intenciones y el sujeto reconozca determinados comportamientos no solo en el ámbito escolar, sino que en el contexto familiar y comunitario, son intentos importantes en la evaluación actitudinal.

Las actitudes en el modelo centrado en contenidos
Las actitudes están siempre presentes en el aprendizaje de cualquier otro tipo de conocimiento, y puede corroborarse, en la toma de posición de cada alumno frente a las diferentes temáticas disciplinarias.
Este modelo considera la educación ética y moral AUTONOMA, en donde los VALORES, LAS NORMA Y LAS ACTITUDES, son construidos por el propio sujeto. En donde el desarrolló actitudinal es un proceso lento de internalización y su evaluación debe entenderse como una recolección de evidencias y vivencias a mediano y largo plazo.

Principios que rigen una evaluación de contenidos actitudinales
Requiere un proceso sistemático y aplicación de métodos e instrumentos específicos; debe promover procesos de apreciación abierto al diálogo entre docente y alumno y recopilación de información mediante diversas técnicas.

METODOS Y TECNICAS PARA EVALUAR ACTITUDES
YUS hace una extensa relación de posibles métodos y técnicas que son susceptibles de ser utilizados en la evaluación de los contenidos actitudinales en los cuales incluye además de los tradicionales instrumentos no observacionales, una amplia gama de procedimientos observacionales narrativos y de análisis del discurso, los cuales a continuación se mencionan.

Métodos No Observacionales
• Preguntas abiertas o cerradas y escritas u orales
• Pruebas de gráficos
• Encuestas de sondeo/opinión
• Escalas de actitudes
• Análisis de producciones y expresiones
- Literarias
- Plásticas (por ejemplo, dibujos o musicales)
- Investigaciones
- Juegos de simulación y dramatización

Métodos observacionales narrativos
• Registro anecdótico y significativo
• Observación incidental crítica
• Escalas de observación y listas de control
• Observador externo
• Cuestionarios para auto-observación/auto-evaluación
• Cuestionarios para co-evaluación
• Diarios de clase
• Registros en grabadora o video

La lectura hace énfasis en las entrevistas, asambleas de clase (debate y discusión), así como relato de historias vividas, en donde se originan interacciones que permite a los alumnos demostrar sus valores y por ende hacer explicitas sus actitudes. Sin embargo, es importante recordar, que cualquier contenido, ya sea factual, conceptual o procedimental, tiene relación directa o indirecta con un componente actitudinal.